Un Laboratorio Ciudadano es, ante todo, sus relaciones: vecinas y vecinos que juegan, aprenden, crean e innovan conjuntamente. Hacemos juntas y crecemos ayudándonos mutuamente. Así damos forma a una comunidad cada vez más amplia, diversa, que se ajusta a los ritmos de cada persona, que busca poner condiciones para todas, que quiere ser activa.

En el Laboratorio Ciudadano – Herrigune Leioa hay, actualmente, 14 procesos en marcha (fotografía, manualidades, plantas, astronomía, transición, frances y euskera, paseos, reparadores, grupo de crianza, etc..) que moviliza al rededor de 80 personas -que a veces repiten, a veces van y vienen…- y con una capacidad de impacto sobre otros vecinos que se asoman, se acercan y rozan el Laboratorio: casi 150 personas más. Todas las semanas, jueves a jueves, el Laboratorio recibe a los grupos, los acompaña y les dota de recursos y condiciones adecuadas.

Hay, además, dos Retos Ciudadanos en marcha: «Huertos Comunitarios» y «la Red vecinal de envejecimiento activo» en la que participan más de 30 personas que se reunen para trabajar duramente cada 15 días. Mano a mano con los responsables técnicos y políticos del ayuntamiento. Retos que, en diferentes momentos, han sido (y son) espacio de encuentro para 75 personas.

El Laboratorio es, en definitiva, un espacio múltiple, que llega más allá del espacio físico donde se ubica cada semana: ocupando la calle, visitando otros edificios e instituciones municipales, hibridando espacios y servicios: la universidad, la biblioteca, las asociaciones locales, los centros escolares…

Aquí abajo puedes acceder al Press Clipping (recortes de comunicación) que puede darte una vista más aproximada de lo que sucede en torno a Herrigune y acercate, de paso, a las posibilidades que el Laboratorio te ofrece.

 

¿Te vienes?